Agosto ha estado salpicado por los vaivenes propios de un verano, además, muy caluroso. Los únicos que no han tenido vacaciones han sido los enfermos.

Hacia tiempo que no ocurria, pero, algunos grupos como el A Negativo y el O Positivo  nos ha dado más de un dolor de cabeza. Hemos tenido que sacar el armamento a la calle y ponernos a remar en la única dirección que sabemos hacer, hacia adelante. Afortunadamente todo se solucionó, como siempre, con el esfuerzo de donantes y profesionales.

Resultados:

  • hemos atendido 346 puntos de donación: 135 puntros fijos y 211 colectas externas.
  • hemos conseguido 7839 unidades de sangre completa de la que se han podido beneficiar casi 23600 pacientes.
  • además 567 donantes lo hacian por primera vez.

Iniciado septiembre vuelven las cosas a su sitio, dan comienzo las clases y la vida sigue.

Nosotros, desde nuestra responsabilidad, vamos a tratar con nuestro trabajo diario, que cada día se vean cubiertas las necesidades de todos y cada uno de nuestros hospitales.