(Viena, 14 de Junio de1868- Nueva York, 26 de junio de 1943)

Karl Landsteiner nació en Viena el 14 de junio de 1868. Su padre, el abogado Leopold Landsteiner,  fue un conocido periodista y editor y murió cuando Karl tenía seis años. Su madre, por la que sentía especial devoción, se llamaba Fanny Hess.

Estudió Medicina en Viena  donde se graduó en 1891. Desde el principio se interesó por la química, gracias a la influencia de Ernst Ludwig (1842-1915). Con el fin de mejorar su formación en este campo pasó un largo periodo de tiempo en los laboratorios de Arthur Rudolf Hantzsch (1857-1935), en Zurich; Emil Fischer (1852-1919), en Wurzburg; y con Eugen von Bamberger (1858-1921) en Munich.

Regresó a Viena y allí hizo el doctorado con Otto Kahler (1849-1893) en la II Cátedra de Clínica Médica. Entre 1894 y 1895 estuvo con el profesor checo de cirugía Eduard Albert (1841-1900). En 1896 y 1897 fue asistente de Max von Gruber (1853-1927) en el Instituto de Higiene. Dos años después pasó al Departamento de Anatomía patológica que dirigía A. Weichselbaum (1845-1920)  quien había descubierto la causa de la meningitis bacteriana (meningococo de Weichselbaum) y que trabajaba a su vez con Eugen Fraenckel (1853-1925), descubridor entre otros del que se llamó Bacillus Fraenkeli.  Landsteiner fue contratado para realizar necropsias y aunque estaba en un departamento de patología, su trabajo tenía un fuerte componente fisiopatológico.

En 1908, el Dr.  Weichselbaum  favoreció que le nombraran director de los laboratorios del Wilhelminaspital de Viena donde permaneció hasta 1919. En ese tiempo, y de forma desinteresada. fue también profesor de Anatomía Patológica de la Universidad de Viena.

Finalizada la I Guerra Mundial las condiciones para seguir trabajando en Viena eran muy difíciles por lo que decidió marchar a La Haya, en Holanda. Allí fue contratado como prosector en un pequeño hospital católico, el R.K. Ziekenhuis.

Más tarde se incorporó al Instituto Rockefeller de Investigación Médica de Nueva York, donde se trasladó con su familia hasta su jubilación en 1939 aunque siguió ligado al centro como emérito. En Nueva York colaboró con otros investigadores con los que publicó trabajos notables, como Philip Levine (1900-1987) y Alexander S. Wiener (1907-1976).

Se dice que Landsteiner fue una persona tímida y con mucha autocrítica. Fue un gran lector y excelente pianista. Recibió varias distinciones como la Medalla Paul Ehrlich, el premio de la Fundación Han Aronson, la medalla de la Legión de honor francesa y fue nombrado “Doctor Honoris Causa” de las Universidades de Cambridge, Chicago, Universidad Libre de Bruselas y Harvard. También perteneció a varias sociedades científicas como la National Academy of Science, la American Philosophical Society, la American Society of Naturalists, la American Society of Immunologists, la Academia de Medicina de Francia, la New York Academy of Medicine, la Royal Society of Medicine, la Medical Chirurgical Society of Edimbourgh, la Sociedad Belga de Biología, la Real Academia danesa de Ciencias, la Academia dei Lincei, etc.

Prácticamente murió en su laboratorio de Nueva York  “con la pipeta en la mano” ya que le sorprendió una trombosis coronaria y murió dos días después en el hospital, el 26 de junio de 1943. Nada se dijo en su país natal y en Alemania hasta finalizada la II Guerra Mundial.

Desde el principio el tema que llamó la atención a Landsteiner fue el de la inmunología y la serología. Sus áreas de trabajo fueron, por tanto, la química, la anatomía patológica, la patología experimental y la ya mencionada inmunología. En el año 1900 publicó en el Zentralblatt für Bakteriologie la nota de investigación en la que explica lo que ahora conocemos como “la reacción de los anticuerpos en el suero sanguíneo”, con un comentario sobre la aglutinación de los hematíes de algunas personas por el suero de otras. Un año después se refería en otra nota breve (“Ueber Agglutinationserscheinungen norma- len menschlichen Blutes”) publicada en el Wiener klinische Wochenschrift, a tres grupos sanguíneos humanos, el A, el B, y el C (más tarde rebautizado como O).

Los hallazgos de Landsteiner permitieron establecer sobre fundamentos científicos sólidos la práctica de la transfusión moderna. Los primeros en realizar transfusiones teniendo dichos hallazgos fueron George Washington Crile (1864-1943) con su método de transfusión directa arteria-vena (1906) y A.R. Kimpton y J.H. Brown que iniciaron la transfusión indirecta mediante la conservación de la sangre en sus tubos parafinados en 1913.

Por aquellos años, más concretamente en 1914, A. Hustin (en Bélgica) y L. Agote (en Argentina) observaron el efecto anticoagulante del citrato sódico, que hizo posible la transfusión de sangre conservada. Estos hallazgos fueron importantes durante la I Guerra Mundial. Pudieron realizarse intervenciones en el corazón, el aparato circulatorio y el respiratorio. También se utilizó el frío para conservar la sangre. Sin embargo continuo vigente la idea de Landsteiner de utilizar suero salino en lugar de sangre.

En 1930 le fue concedido el Premio Nobel de Medicina y Fisiología por el descubrimiento de los grupos sanguíneos en la especie humana. Este hecho tuvo una repercusión de gran alcance para la clínica. Las contribuciones de Landsteiner al conocimiento de las relaciones entre estructura química y especificidad serológica fueron importantes.

Mientras estuvo en los laboratorios del Wilhelminaspital empezó a interesarse en la poliomielitis. Esta enfermedad fue la primera de tipo viriásico del sistema nervioso descrita en la clínica y el laboratorio. Landsteiner estudió su transmisión en los monos. En 1909 publicó con Erwin Popper (1879-1955) “Uebertragung der Poliomyelitis acuta auf Affen”, en el Zeitschrift für Immunitatsforschung und experimentelle Therapie.

En colaboración con Finger investigó, en monos, de forma experimental la sífilis, y demostró que la reacción de Wassermann podía obtenerse también con extractos de órganos no afectados. Además, en 1906, introdujo la microscopia de campo oscuro para identificar las espiroquetas.

Durante su estancia en La Haya (Holanda) se interesó por los haptenos, sustancias de pequeño peso molecular que por sí mismas no inducen la formación de anticuerpos, pero que unidos a una proteína transportadora como la albúmina estimulan una reacción inmunitaria. El descubrimiento de este fenómeno fue muy importante para la inmunidad y Landsteiner lo reconoció estudiando las reacciones alérgicas. Posteriormente, cuando ya se encontraba en los Estados Unidos, siguió profundizando en el conocimiento de la inmunidad y de la alergia. Investigó las dermatitis de contacto por reacciones alérgicas a sustancias externas que penetran en la piel.

En 1927 junto a  Philip Levine (1900-1987) publicaron en los Proceedings of the Society for Experimental Biology and Medicine el trabajo “A new agglutinable factor differentiating individual human bloods”, donde daban noticia del descubrimiento de los aglutinógenos M, N y P.

Continuó profundizando en el conocimiento de los grupos sanguíneos y en 1940 descubrió, junto con Wienner, el factor Rh (D) o Rhesus que muchos humanos comparten con los monos y que era el responsable de una temida forma de la enfermedad hemolítica del recién nacido. Este nuevo hallazgo se publicó en los Proccedings of the Society for Experimental Biology and Medicine con el título “An agglutinable factor in humnan Blood recognized by inmune será for Rhesus blood”.

Landsteiner colaboró también en el Instituto Rockefeller de Nueva York con el inmunólogo Merrill W. Chase (1905-2004) y con W.R. Strutton. En 1934 publicaron un artículo en el The Journal of Immunology que llevaba por título “An Agglutination Reaction Observed with Some Human Bloods, Chiefly Among Negroes”, donde daban noticia del factor de la sangre que se encuentra en la raza negra y que se llama factor Hu y He (Hunter-Henshaw).

Durante toda su dilatada carrera  llegó a publicar en torno a los trescientos cincuenta trabajos. En 1933 todavía apareció el libro que resumía las investigaciones que desarrolló sobre las reacciones antígeno-anticuerpo: Die Spezifizität der serologischen Reaktionen, que se tradujo al inglés en 1936 con el título “The specificity of serological reactions” alcanzando varias ediciones y reediciones.

Antes de morir todavía revisó la edición ampliada en la que se incluía el capítulo de su amigo Linus Paulig: “Molecular Structure and Intermolecularforces”.

El Profesor Karl Landsteiner murió el 26 de junio de 1943 en la ciudad de Nueva York.