La donación de sangre voluntaria y habitual como construcción social.

Hace ya muchos años (1989) inicié este camino de trabajo en la Promoción de la donación de sangre.  Fue a raíz de una visionaria idea del Dr. Daniel Fontana,  Director del primer programa gubernamental de  Hemoterapia de la provincia de Buenos Aires.  En ninguna de las 24 jurisdicciones había ningún atisbo de tener organizadas las redes de Hemoterapia. Cuando la provincia plantea su Programa Provincial en el año 1988, aparece la necesidad de contar con algún responsable de promoción. En esa búsqueda, definen que esta figura no debía provenir del mundo de la salud, dado que el trabajo a realizar estaba en la comunidad sana, es decir fuera de los servicios de salud. Así me convocan a iniciar este camino de  transformación, tanto para trabajar hacia adentro de la especialidad como para trabajar en la comunidad.

Conociendo los programas de países que ya tenían historia en este tema diseñamos nuestro propio camino. Con los años, disfrutamos la hermosa oportunidad de cooperar con Francia como con varias CCAA españolas, de quienes aprendimos mucho.

Nuestra propuesta se fundamentó en la educación, como herramienta insustituible para la transformación que necesitábamos. Realizamos intervenciones en la comunidad, escuelas, universidades, iglesias, gremios, etc. Intensificamos la actualización de los profesionales médicos, técnicos en hemoterapia, bioquímicos y todos los integrantes del equipo de trabajo de los servicios de hemoterapia, mientras se iba avanzando en la centralización, es decir en la creación de los primeros Centros Regionales del país que permitían ofrecer hemocomponentes de calidad.

La donación de sangre voluntaria y habitual era un escaso 2% y a nadie le alarmaba.  Trabajamos diseñando nuestros propios materiales y estrategias, sumando aliados entre los que se capacitaban y así, en el año 2002 ya  teníamos un 40 % de donante voluntarios y habituales en la provincia.

En ese año, el Ministro de Salud que había acompañado la implantación del Programa de Hemoterapia de la provincia de Buenos Aires asume como Ministro de Salud de la Nación y constata que no existe ningún espacio de gestión a nivel nacional relacionado con la Hemoterapia. Entonces convoca a quien fue su Director en la provincia para que diseñe e implemente un Plan Nacional de Sangre. Parte del equipo de la provincia nos dedicamos a desarrollar las primeras acciones de capacitación a nivel nacional y al cabo de un año existía en todas las provincias un Coordinador de Hemoterapia con un Programa Provincial de Hemoterapia. El país se encontraba en una feroz crisis económica y social pero se pudo lograr que  todas las jurisdicciones tuvieran Responsables de Promoción de la Donación que iniciaron un trabajo sistemático y sostenido para incrementar las donaciones de sangre voluntarias y habituales, desestimando la donación de reposición, que era el modelo dominante (97 %).

En el año 2004 recibimos el Premio Gota de Plata de la Sociedad Española de Transfusión Sanguínea, por el set de materiales que distribuimos en todas las provincias para trabajar en promoción. Hoy parece prehistórico… pero en ese momento fue toda una innovación poder distribuir maletines y expositores de trípticos de diverso tipo, afiches,  Videos (VHS) con cortos de promoción, CD con presentaciones y materiales para desarrollar clases a diversos destinatarios, Manuales de actividades para chicos y jóvenes, Manual para la Formación de Promotores Comunitarios de la Donación de Sangre, Manual para colaboradores y Voluntarios de la comunidad, Manual para  Organizar Colectas Externas….  Toda una batería de  herramientas de trabajo para los equipos, con provisión de camisetas, buzos, gorros y souvenires.

En el año 2009 iniciamos el camino para concursar para Sede del Día Mundial del Donante de Sangre y fuimos seleccionados, después de un exigente concurso. Fuimos el primer país Sede en América Latina.

En ese momento, estaba a cargo de la Delegación Continental de la Federación de Organizaciones de Donantes de Sangre y logramos que en el festejo participaran todos los representantes mundiales de la FIODS y especialmente se realizaron las primeras reuniones de los Delegados de Latinoamérica.

Esta conmemoración tuvo muy buenos efectos para nuestro país. Despertó el interés de muchas organizaciones que se sumaron a la causa de la donación voluntaria y fortaleció el trabajo de los Equipos provinciales de Promoción. También se firmó un Convenio de Cooperación entre el Ministerio de Salud y el Ministerio de Educación y realizamos varias acciones conjuntas, las más significativas fueron la redacción, impresión y distribución de un Cuadernillo para docentes sobre la temática de la donación de sangre, que incluye fundamentación, información específica y propuestas de trabajo para el aula y  muestra de experiencias desarrolladas en los diferentes niveles educativos.  Otra iniciativa especialmente valiosa fue el diseño e implementación de un curso de actualización para docentes, con puntaje oficial para la carrera docente.

En el camino recorrido hasta 2015 se alcanzó un promedio de 45% de donaciones voluntarias y habituales, con diferencias entre las provincias, dado que algunas avanzaron hasta el 95%, dependiendo del apoyo y continuidad de los equipos. En el año 2015, dejamos el Ministerio de Salud que en la gestión siguiente se bajó al rango de Secretaría (al igual que Educación). Lamentablemente se desdibujaron los equipos provinciales por falta de recursos, falta de apoyo y  básicamente por falta de un organismo rector presente que marcara los lineamientos a seguir.

Así, en 2020 fuimos nuevamente convocados a retomar el camino, ya recuperada la jerarquía de Ministerio de Salud. Encontramos muy debilitado el sistema y desanimados los equipos que sobrevivieron. La donación voluntaria y habitual ha descendido a alrededor de 40 %. Y además, la Pandemia Covid-19 que nos azotó como a todos.

En ese marco durante el 2020 volvimos a convocar equipos provinciales y a desarrollar un “Curso de Gestión en Medicina Transfusional: el donante de sangre”, pero esta vez, incorporamos a las Organizaciones de la Comunidad que colaboran con la promoción para que se integren en una actividad compartida. En nuestro país hay alrededor de 150 distribuidas en todo el territorio. Relacionarlas con los equipos de hemoterapia de sus jurisdicciones fue una valiosa estrategia. En este momento son una pieza clave, para sostener e incrementar la donación voluntaria y habitual.

En definitiva, el trabajo realizado ha sido muy grande pero tenemos una inmensa tarea por delante. Siempre, desde el primer momento y también ahora, sustentada sobre los mismos fundamentos. Estamos convencidos que la promoción de la hemodonación:

  • es un componente primordial de los programas de gestión de todo nivel.
  • es fundamental que el conductor del programa valore esta actividad.
  • es un trabajo continuo que no admite pausas ni demoras.
  • implica a todos los integrantes del Servicio de Hemoterapia.
  • exige el trabajo integrado con la comunidad organizada.

 Nuestra propuesta está en marcha. Vemos con alegría y orgullo el camino recorrido. No nos faltan ganas ni fuerzas para encarar todo lo que sigue. En todos estos años, constatamos que esta tarea finalmente apunta a la construcción social, a mejorar el entorno en el que vivimos y por eso es imprescindible. En este proceso podemos destacar como aciertos que el trabajo de promoción es un facilitador para la integración del equipo de hemoterapia, que es imperioso conformar equipos interdisciplinarios para hacer un buen trabajo de promoción, que los responsables de promoción deben dedicarse exclusivamente a esa actividad y que debemos incorporar a la sociedad organizada como un integrante prioritario de nuestro equipo. Sobre estas convicciones, seguiremos avanzando.

Nota: la Prof. Gabriela Fernández Cid es Docente de Nivel Superior  –  Especializada en Educación de Adultos  y Educación Sanitaria. Coordinadora de Promoción de la Hemodonación. Puesta en funcionamiento del primer Programa Gubernamental de Promoción de la Hemodonación. Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires (1990). Responsable de Promoción del Plan Nacional de Sangre. Ministerio de Salud de la Nación, Argentina. (2002/2015). Delegada Continental para Latinoamérica de la Federación Internacional de Organizaciones de Donantes de Sangre (FIODS) hasta 2016.Actualmente Coordinadora del Área de Promoción de la donación de Sangre de la Dirección de Sangre y Medicina Transfusional del Ministerio de Salud de la Nación desde marzo de 2020. eMail: gabrofcid@yahoo.com